Begoña, Camila e Ingrid: Yo apoyo a Julieta

en Entrevistas/Home

DSC_1062En menos de 4 años Fundación Julieta ha dado en adopción más de 300 perros y gatos rescatados, y esperan continuar con esta labor que beneficia a todos como sociedad. Cada semana difunden un rescatado en las redes sociales, campaña a la que se han unido varias figuras del espectáculo.

Por Carolina Palma Fuentealba.  Fotografías: Gonzalo MUÑOZ.

Pareciera que nunca existen suficientes fundaciones para solucionar la problemática del abandono de perros y gatos en nuestro país y, por lo mismo, se agradece a cada una. La mayoría de las veces parten por el amor profundo por los animales o una mascota que abre la conciencia. Ese fue el caso de Francisca Corral, directora de Fundación Julieta.

Cuando estaba en la universidad recogió una perrita y le puso de nombre Julieta, quien se convirtió en su inspiración para ayudar a través de una fundación, con personalidad jurídica desde el 2012. Es abogada, y hasta el año pasado trabajaba en un estudio con horarios poco compatibles con la organización, por lo que decidió independizarse. Hoy ejerce como abogada para una empresa como profesional externa, es columnista de un diario y dirige Julieta, su mayor satisfacción profesional. “Cuando todas las personas han pasado indiferentes por el lado de un ser indefenso, pero él te mira y sabe que ya no estará solo; cuando sabes que va estar bien, que no sufrirá más y que tendrá una vida digna, es una explosión de alegría en el corazón, sientes que todo lo que hiciste vale la pena. Me siento una afortunada de poder hacerlo, feliz y agradecida de todos los perros y gatos a los que les he podido dar una mano”, dice Francisca.

De otras organizaciones aprendió que se debe operar de manera profesional, siendo muy objetiva con respecto al límite de animales, ya que lo más importante es que estos disfruten de bienestar. Le parece mejor ayudar a menos, pero que estén libres, sociabilizando y con cariño a su alrededor. No usan una casa determinada, más bien cuentan con convenios con veterinarias, a las cuales les pagan por los servicios que contratan. Se transforman en casa temporal hasta que el perro o gato se vaya esterilizado, tenga sus vacunas, esté desparasitado, esterilizado y chip de identificación.

Han dado en adopción a más de 300 perros, y ahora el proceso está estandarizado. Parte con un cuestionario de pre-adopción con una lista de preguntas bastante generales, como la experiencia con otros perros, la cantidad de tiempo que tienen o la disposición a gastar plata en caso de enfermedades. Después viene una entrevista telefónica, conocer al perrito personalmente y, si todo sale bien, lo llevan personalmente a su casa nueva con seguimiento post-adopción. “Suena bastante, pero la gente que adopta agradece esa preocupación y entienden lo que cuesta recuperar un perrito abandonado”, agrega Francisca.

Con respecto a las dudas de los que adoptan, usualmente aparecen sobre la esterilización, pero finalmente entienden que es la única forma de detener el abandono, y que no hacerlo atentaría contra el mismo acto de adoptar y del bien animal. “Los casos emblemáticos generalmente involucran maltrato, perros con dueño que han tenido enfermedades sin tratamiento, atropellados sin llevarlos a un veterinario o incluso casos de zoofilia. Por ejemplo, en una población a la que iba semanalmente con comida para ayudar, había un grupo de jóvenes que en las noches mataban gatos a postonazos, y recibía llamados a las 12 de la noche de quienes me conocían para que fuera a ayudarlos. También usaban perros para atacar a otros. Ahí vi lo peor de las personas. Todo lo que involucre actos de crueldad es lejos lo que más me impresiona, ya que es tremendo pensar que los seres humanos podemos llegar a tanta maldad”, reflexiona.

Para financiarse buscan socios que donen cualquier cantidad de dinero mensualmente y además venden productos, como la conocida pulsera Julieta que simboliza el bien animal. También han involucrado a personas que se mueven en el medio artístico, como Camila Santa Ana, Begoña Basauri e Ingrid Parra, quienes aparecen en estas fotografías. O el actor Lucas Bolvarán, quien aporta dinero con su desempeño en el programa “Bailando”, de Canal 13.

Comunicaciones

DSC_1022Camila Santa Ana, publicista y creadora del blog “Wearethepeople”, colabora gratuitamente con las comunicaciones, y es quien se dedica a contactar embajadores que difundan el #perritojulieta en sus redes sociales. A modo personal ha recogido a muchos perros que han tenido un final feliz, como Froilán Roa y Florida, pese a que le da una pena infinita y siempre termina llorando.

Asegura que en su cabeza no para de pensar formas para atraer más socios que permitan ayudar a más animales, y pronto se vendrán entretenidos eventos. No sólo promociona la adopción, junto a su pareja han adoptado a dos. “Tengo a la Pascua, recogida de mis barrios laborales hace ya un año, y hace 5 meses necesitaban de CHV unos perros para una publicidad del programa ‘Perros de la calle’, fui a buscar a una perrita de la fundación, y al momento de tener que devolverla al refugio no fui capaz. Hoy es la hermana de la Pascua, se llama Chusca”.

DSC_0872

Otra persona comprometida con esta temática, desde que conoció el amor de su perrita Luz Clarita, es la actriz Ingrid Parra. Hace cuatro meses está comprometida con esta fundación, y asegura que participaría en cualquiera otra que la llamara. “Cuando quise ser mamá, con mi pareja quisimos partir por un perrito para tener alguien a cargo, porque necesitan los mismos cuidados. Mi suegra me enseñó el amor por los animales, porque tiene 7 perros en su casa. Ella me regaló una bulldog francés, ahora de 10 meses, y me cambió la vida completamente. Jamás sentí responsabilidad con nada; ahora llego a la casa temprano porque no sé si necesita comida, cambio de agua o un beso. Es que mi Luz Clarita es regalona atroz, me escucha en el pasillo y llora”. Cuando tenga hijos no se hace problema: “Todos nos tendremos que acostumbrar. Mi Luz Clarita duerme en la cama al medio de nosotros y si tengo un hijo dormirá con ella o en su cuna, serán amigos. Hay que incluir a toda la camada”.

 

DSC_0925Por su parte, Begoña Basauri es una conocida animalista, voluntaria en la Unión de Amigos de los Animales y ahora difunde la labor de Julieta. “Me gusta el concepto que cada semana haya un perrito adulto al que se le busca casa, que son los más difíciles de dar en adopción, lamentablemente. Además, tienen más conciencia de lo que les pasa, entonces se portan mejor, son más agradecidos y fieles”.

Dentro de sus mascotas encontramos a su gato Roquet, de 15 años, y Lupe, de 2 años, una perrita Boston Terrier, y además su casa se transformó en hogar temporal de varios animales. “Más que dedicarme a adoptar, ayudo mucho más difundiendo, educando. Uno debe tener los animales que se pueda hacer cargo. Vivo en un departamento, entonces con un perro y un gato estoy súper. Los gatos son un poquito más independientes, los perros tienen una dependencia con el humano súper fuerte. La Lupe es mamona a morir, casi que mi vida gira en torno a ella”, asume Begoña.

Búscala en el Instagram @fundacionjulieta y Facebook Fundación Julieta.

Último de Entrevistas

Ir a arriba