Gatos: 5 tipos de personalidades felinas

en Zona Gatos

¿Tu gato es el rey de la pandilla que goza socializando con otros de su especie? ¿Ama a los humanos y le gusta ser el centro de atención? ¿O es de los que corre a esconderse ante el menor ruido o cambio en el ambiente? Si tienes o has tenido más de un minino, sabrás que cada uno es un mundo y tiene sus propias mañas, gracias y carácter.

Y no es sólo idea tuya. Recientes estudios han coincidido en clasificar a los gatos en, al menos, cinco grupos según su “personalidad gatuna”. A comienzos de 2017, la veterinaria Lauren Finka, de la Universidad de Lincoln, aseguró que los más comunes serían:

1- El gato humano y sociable. Ama a las personas, invade tu espacio, duerme contigo y constantemente exige atención de su familia humana. Encajan mejor en familias con personas que les brindarán toda la atención que necesitan, porque son demandantes.

2- El gato cazador. Constantemente exhibirá sus dotes de felino que va tras la presa, aunque ésta sea un juguete o un bicho del jardín; por eso se recomienda tenerles áreas para explorar y lucir sus dotes de fieras, aunque sea con una bolita de papel.

3- El gato-gato. Ama estar con otros gatos, rodeado de ellos. Ocurre mucho cuando de pequeños son criados con otros de su especie. Constantemente los verás acicalando a uno de sus pares, durmiendo y compartiendo juntos.

4- El huraño-solitario. Son más tímidos e independientes de los humanos. No toleran los cambios, y se estresan y enojan fácilmente. Hay que tenerles paciencia.

5- El gato inquisitivo. Son sociables, amistosos y curiosos, siempre buscando cosas y objetos nuevos. Les llaman la atención cajas, bolsas y todo donde puedan meterse. “El mundo es para descubrirlo”, parece ser su filosofía.

Otro estudio de 2016,  publicado por la doctora Pippa Elliott, de la Universidad de Glasgow, dividió a los felinos domésticos entre el asustadizo, el extrovertido, el dominante, el espontáneo y amistoso.

Sobre esta clasificación, María José Ubilla, médico veterinario, directora de Edupet y especialista en etología felina, opina que “es acertada, siempre y cuando no se tome de forma tan estricta, dado que si bien engloba las principales personalidades de los gatos, muchas veces ellos muestran una mezcla de dos o más de estas clasificaciones, al igual que ocurre con el ser humano y otras especies. Puede llevar a una mala interpretación encasillar de forma tan tajante a los gatos, lo que puede repercutir, incluso, en un manejo inapropiado por parte de sus tenedores o cuidadores”. Por lo tanto, no te extrañes si observas que tu gato tiene rasgos del tipo 1, 2 y 5, por ejemplo.