Gatos con carácter ¿Cuál tienes tú?

en Home/Sicología/Zona Gatos

Estudios recientes distinguen cinco tipos de personalidades, aunque por lo general un gato siempre tiene más de una. La etóloga María José Ubilla nos explica la importancia fundamental del ser humano en el comportamiento final de tu felino regalón.

Por Carola Reyes

¿Tu gato es el rey de la pandilla que goza socializando con otros de su especie? ¿Ama a los humanos y le gusta ser el centro de atención? ¿O es de los que corre a esconderse ante el menor ruido o cambio en el ambiente? Si tienes o has tenido más de un minino, sabrás que cada uno es un mundo y tiene sus propias mañas, gracias y carácter.

Y no es sólo idea tuya. Recientes estudios han coincidido en clasificar a los gatos en, al menos, cinco grupos según su “personalidad gatuna”. A comienzos de 2017, la veterinaria Lauren Finka, de la Universidad de Lincoln, aseguró que los más comunes serían:

1- El gato humano y sociable. Ama a las personas, invade tu espacio, duerme contigo y constantemente exige atención de su familia humana. Encajan mejor en familias con personas que les brindarán toda la atención que necesitan, porque son demandantes.

2- El gato cazador. Constantemente exhibirá sus dotes de felino que va tras la presa, aunque ésta sea un juguete o un bicho del jardín; por eso se recomienda tenerles áreas para explorar y lucir sus dotes de fieras, aunque sea con una bolita de papel.

3- El gato-gato. Ama estar con otros gatos, rodeado de ellos. Ocurre mucho cuando de pequeños son criados con otros de su especie. Constantemente los verás acicalando a uno de sus pares, durmiendo y compartiendo juntos.

4- El huraño-solitario. Son más tímidos e independientes de los humanos. No toleran los cambios, y se estresan y enojan fácilmente. Hay que tenerles paciencia.

5- El gato inquisitivo. Son sociables, amistosos y curiosos, siempre buscando cosas y objetos nuevos. Les llaman la atención cajas, bolsas y todo donde puedan meterse. “El mundo es para descubrirlo”, parece ser su filosofía.

Otro estudio de 2016,  publicado por la doctora Pippa Elliott, de la Universidad de Glasgow, dividió a los felinos domésticos entre el asustadizo, el extrovertido, el dominante, el espontáneo y amistoso.

Sobre esta clasificación, María José Ubilla, médico veterinario, directora de Edupet y especialista en etología felina, opina que “es acertada, siempre y cuando no se tome de forma tan estricta, dado que si bien engloba las principales personalidades de los gatos, muchas veces ellos muestran una mezcla de dos o más de estas clasificaciones, al igual que ocurre con el ser humano y otras especies. Puede llevar a una mala interpretación encasillar de forma tan tajante a los gatos, lo que puede repercutir, incluso, en un manejo inapropiado por parte de sus tenedores o cuidadores”. Por lo tanto, no te extrañes si observas que tu gato tiene rasgos del tipo 1, 2 y 5, por ejemplo.

Influencia de los “humanos”

El carácter de los gatos viene muy influenciado por cómo fueron sus padres. “Existen rasgos heredables, como por ejemplo la agresividad y el miedo, pero que no se mal entienda: no todos los gatos con trastorno de miedo, fobia o trastorno agresivo, lo heredaron. También se puede desencadenar por problemas de socialización, manejos inapropiados e incluso mal reforzamiento de ese tipo de conducta. Por otro lado, la crianza temprana que han recibido por parte de los padres gatos influye en las etapas de desarrollo (gatito, juvenil, adultez, senilidad). Se sabe que gatos nacidos de padres con un comportamiento sociable y equilibrado tienen mayor probabilidad de comportarse de esta manera en un ambiente doméstico, dado que los animales aprenden por distintos mecanismos, desde sus padres y desde los humanos y otros animales que los rodeen, a través de habituación, imitación y condicionamiento operante y clásico”, detalla Ubilla.

¿Es más fuerte el padre que la madre? ¿O al revés? 

En el caso de los gatos, la madre es quien principalmente influye, ya que ella los cría y establece enseñanzas como los límites (control de la mordida y de las uñas), el juego y repartición de territorios (zona de descanso, de alimentación, de baño, entre otros) .

¿Cuánto y cómo influye el humano responsable del gatito en su comportamiento? 

Debemos ser sumamente enfáticos en que el ser humano tiene gran influencia en el desarrollo conductual del gato, y que todos los actores que tienen que ver en el desarrollo temprano influirán. Por ejemplo, los adoptantes, los hogares temporales, los criadores, debiesen tener claridad respecto a sus etapas de desarrollo y las necesidades físicas, mentales y naturales que tienen en cada una de ellas. Si éstas se respetan y satisfacen, podríamos tener animales sanos (física y mentalmente) y convivencias armónicas entre humanos y felinos. Asimismo, si los propietarios de gatos se asesoran en cómo enriquecer el ambiente en que vive, se entregarán posibilidades de manifestación de conductas propias de la especie, tales como uso tridimensional del espacio, juego, desarrollo cognitivo, marcaje, etcétera, lo que produce animales equilibrados y prevención de conductas inapropiadas.

Independientemente del carácter de mi gato, ¿qué conductas definitivamente no son normales y requieren consulta con un especialista?

Que se acicale de forma excesiva o no lo haga; que coma en exceso (bulimia) o coma objetos inapropiados (piedra, lana, plásticos, tierra, etcétera); que manifieste estados fóbicos (miedo extremo) a estímulos que no son peligrosos para su integridad; que muerda o arañe de forma excesiva (a otros gatos o animales o personas); que manifieste una conducta hipervigilante o que pase escondido gran parte del día; que orine o defeque en lugares inapropiados, y que muestre conductas alucinatorias.

“LA CONSULTA DEL GATO”

Hace poco más de un mes, María José Ubilla lanzó junto a la médico veterinario especialista en medicina felina, María Paz Iturriaga, el blog “La Consulta del Gato” (www.laconsultadelgato.com), un sitio 100% dedicado a ellos, a sus dueños y a los catlovers en general, cuyo contenido está orientado en educar y entregar información sobre el correcto manejo de estos fascinantes animales en sus diferentes etapas.

¿Por qué exclusivamente de gatos?

Porque en nuestro país se carece de recursos educativos que promuevan el bienestar general de los gatos, con respaldo científico, y que sean desarrollados por profesionales que han dedicado su carrera al ejercicio de la medicina felina y de la etología (o medicina del comportamiento) en forma conjunta. Además, el gato es un animal de compañía muy diferente a otros, y merece un espacio propio para él.

Como especialistas, ¿hay mayor interés de parte de los dueños por información felina más especializada?

Sí, las familias tenedoras de gatos se caracterizan por ser clientes muy exigentes y dedicados a sus mascotas, conscientes de la importancia de estar actualizados en temas médicos y conductuales, por lo que un blog como el nuestro ha sido muy bien recepcionado no sólo por ellos, sino también por estudiantes de Medicina Veterinaria y colegas.

¿Los usaurios pueden hacer preguntas específicas, por ejemplo, a partir de algún posteo en el blog o las redes sociales? 

Sí, la idea es que podamos resolver dudas generales que surjan de nuestros posteos y columnas de opinión. Responderemos todas las dudas que se planteen, y si alguna se tratase de un tema que pasa por evaluación clínica directa o etológica, se informará al respecto y se invitará a solicitar consulta con el especialista apropiado.

El blog lo puedes seguir en Facebook, Instagram y Twitter.

Último de Home

Ir a arriba