Pareja cancela su luna de miel para rescatar a un perrito

en Home/Tendencias

¿Harías lo mismo?

Nicole Marchment y Darren Budini cancelaron su luna de miel para rescatar a un perro lastimado mientras estaban en Tailandia. La pareja estaba de vacaciones en la isla de Koh Chang, en ese lugar conocieron a una mujer muy pobre llamada Duen, que alimentaba a los animales abandonados después de su turno en el trabajo.

Luego de enterarse decidieron comprar comida para los animales y la acompañaron para conocer a los perros. Fue en ese lugar donde conocieron a Ozzie, un cachorro que se encontraba lesioado. Cuando el can los vio comenzó a cojear hacia ellos.

Duen les contó que Ozzie estaba herido hace más de una semana, luego de ser golpeado por una moto. Como era un cachorro abandonado y Duen no contaba con los recursos, el can no había sido llevado al veterinario para que revisaran sus heridas.

El pequeño Ozzie además tenía sarna, fiebre y, estaba tan asustado que vomitaba y se orinaba del miedo. De inmediato la pareja decidió ayudar al can y lo llevaron al lugar donde se estaban quedando. Lo bañaron, removieron sus garrapatas e inmobilizaron su pierna mientras econtraban algún lugar donde pudieran atenderlo.

La pareja se tomó cuatro helado para luego ocupar los palitos para inmovilzar su pierna. Posteriormente, consiguieron llevar a zzie al único veterinario de la isla. Por desgracia, no contaban con el equipo médico que pudiese ayudar al cachorro. No había máquinas de rayos X, equipos para hacer pruebas de sangre ni menos material quirúrgico.

Después de revisar a Ozzie, sospechaban que sufría de daño nervioso y no había nada por hacer. Así que llevaron a al perro de vuelta a la habitación, donde se quedó por tres días. Durante ese tiempo, solo podía usar tres de sus patas.  El can aprendió a nadar; al principio no le gustó pero ayudaba a controlar su temperatura.

Mientras Ozzie se quedó con los recién casados, pudo conocer lo que se siente dormir en una cama de verdad, tener juguetes, inclusor un collar. Después de un poco de investigación, buscaron ayuda en Facebook y descubrieron que para salvar la vida de su nuevo amigo, debían viajar seis horas hacia Pattaya donde había un cirujano.

Eso significaba cancelar sus planes para salvar a Ozzie, y así fue. Los tres viajaron a Pattaya y encontraron un cirujano que insertó una vara de metal en su patita rota. Lamentablemente, descubrieron que el hueso estaba infectado.

En ese momento, la pareja se dio cuenta que dejar a Ozzie en Tailandia significaría ponerlo en riesgo y sería mejor sacarlo del país. El país de origen de la pareja presenta reglas muy estrictas sobre la inmigración animal. Por fortuna, encontraron a Geoff Masanet, un ciudadano estadounidense que ayudó a Ozzie a conseguir un vuelo desde Tailandia hacia Estados Unidos. Geoff tuvo que cambiar su itinerario, utilizar sus puntos de viajero frecuente y hacer cientos de llamadas para lograrlo.

Con la ayuda de Geoff, Ozzie pudo llegar a tierra estadounidense.  Pero su lucha aún no termina, ya que durante su estadía en la clínica en Tailandia, desarrolló un severo caso de sarna y aún lucha con la bacteria en su hueso.

Geoff intentó combatir la bacteria con champú medicinal y la infección con antibióticos. Debbie Chase y su familia en Wisconsin cuidarán de Ozzie durante seis meses. Esperan que entonces pueda volar a Australia para ser un miembro permanente de la familia de Nicole y Darren tras el peíodo de cuarentena de 180 días en los Estados Unidos.

Puedes enviar tus donaciones y leer más sobre Ozzie, así como recibir actualizaciones sobre su salud, en la página de GoFundMe creada para él.

Último de Home

Ir a arriba