Cómo reconocer y tratar el estrés post traumático en los animales

en Actualidad/Especial Incendio

“El Negro Triste”, es el perro negro que se ganó ese nombre por la cara de pena con que se paseaba por Santa Olga luego del incendio que convirtió en cenizas al pueblo completo y lo transformó en un ícono de los incendios forestales. Decían que se paseaba haciéndole cariño a quien quiera que caminara entre las ruinas o se echaba en lo que, suponían, había sido su hogar. Probablemente “El Negro Triste” tenía estrés post traumático, algo que es tan familiar para los humanos y que también afecta a los animales cuando se ven enfrentados a situaciones tan estresantes como un gran incendio.

La veterinaria María José Ubilla es etóloga –especialista en comportamiento animal- , directora de Edupet (@EdupetSantiago en Facebook) y académica de la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad Andrés Bello, quien contestó las preguntas de Mestizos web en medio de las labores de coordinación de sus alumnos, egresados y titulados de la UNAB que están como voluntarios del Colegio Veterinario ayudando a los animales afectados de Lolol, Sexta Región.

Sé que esta frase es muy humanizadora, pero para decirlo en simple: ¿a los animales “les da pena” ante una catástrofe así?

– Efectivamente en los animales se ha descrito y apoyado por la comunidad científica la capacidad de exteriorizar emociones, por lo menos las básicas, donde la tristeza es parte de este repertorio emocional. Sin embargo, la emoción que predomina en este caso de eventos tan traumaticos es el miedo y la ansiedad y estos signos podrían enmascarar a los de tristeza.

Poniéndonos en el caso de un animal al que se le ha incendiado su casa y logra arrancar, ¿es normal que vuelva a ese lugar?

-Sí, es normal que los que son muy apegados a sus dueños y a sus territorios regresen a sus áreas.  Principalmente aquellos en los que prima la comunicación olfativa a través de marcas de feromonas, orina y heces.

¿Qué pasa con ellos al ver que su casa ya no está?

-En una catástrofe como la que estamos viviendo, esas marcas se pierden dado que el fuego las elimina,  por lo que en varios casos se dificultará este regreso. Los animales se desorientan al no poder guiarse por sus propias marcas… Una de las especies en que existe un olfato altamente desarrollado y este tipo de comunicación olfativa y química (feromonas) es el perro. Y existen casos en que post catástrofes, y varios meses después, perros han retornado a sus hogares.

¿Qué ocurre con aquellos animales muy territoriales como los gatos, cuando su entorno desaparece?

-Se pueden dar diversas manifestaciones conductuales, que se engloban en el estrés post traumatico y estados de ansiedad.

¿Cómo se define el estrés post traumático en una mascota?

Todos los animales podrían sufrir de estrés post traumático, sin embargo, en los que se ha descrito mayormente es en animales de compañía, dado que la cercanía y apego con sus familias humanas, por un lado, conlleva a que nosotros seamos capaces de percibir que están manifestando cambios conductuales importantes. Y, por otro, por que se hace un seguimiento de los que se han escapado y se pueden lograr reencuentros exitosos. En otros animales, por ejemplo los de granja, muchas veces,  al manejarlos de forma grupal, no se cuenta con una percepción por parte del dueño tan acabada de las manifestaciones conductuales que pueden llegar a mostrar post trauma, lo que no significa que no padezcan estas reacciones.

Este estrés post traumático es distinto en un animal herido con respecto a uno que arrancó, se asustó con el incendio y se perdió?

– No conozco estudio que compare ambas situaciones, pero mi percepción, por la experiencia práctica que tengo es que el estrés post traumatico es mayor en aquellos animales que, además, están afectados físicamente por quemaduras, heridas, politraumatismos,  etc. No todos los estados de estrés son necesariamente negativos, si son leves, breves y controlables, mientras que situaciones amenazantes más intensas, persistentes, impredecibles e incontrolables, pueden producir respuestas mal-adaptativas. El estrés postraumático es común después de eventos muy catastróficos como erupciones volcánicas,  terremotos, incendios,  etc.

SÍNTOMAS DEL ESTRÉS POST TRAUMÁTICO:

María José Ubilla dice aclara que la respuesta de miedo es variable entre las especies, y que  depende de cuán tensa sea la situación, el sexo, la edad, experiencias previas y condiciones ambientales como el contexto social y la percepción del animal de lo controlable y predecible la situación.  Estos síntomas son a largo plazo, así es que hay que estar siempre atentos porque no mejoran sin la intervención de un profesional

  • Aumento de la sensibilidad a estímulos sorpresivos (hipervigilancia)
  • Exhibición de niveles desproporcionados de miedo generalizado o irracional
  • Irritabilidad
  • Hiperreactividad
  • Hiperactividad
  • Tendencia a comportarse agresivamente ante la mínima provocación
  • Fuerte tendencia a aislarse socialmente y evitación
  • Algunos manifiestan problemas compulsivos (vocalizar excesivamente, morder obsesivamente un objeto, entre otros)

CÓMO SANAR A UNA MASCOTA ESTRESADA

¿Cómo ayudar a curar a un animalito que sufre estrés post traumático?

-Si el estuviese hospitalizado, se debe hacer un manejo medio ambiental en la clínica, generando un ambiente calmo y realizando un cuidado clínico con la mayor empatia con posible. El médico encargado o técnico debe transformarse en un ser positivo para el animal. Una herramienta útil es la aplicación en el ambiente de feromona de apaciguamiento.

Se ha visto mucho interés de la gente a través de redes sociales por querer adoptar a animales que han sido rescatados de los incendios, ¿Qué se les puede recomendar a esas familias?

Deben estar conscientes de que se trata de pacientes con estrés post traumatico y deben asesorarse por un especialista en medicina del comportamiento (Etología clinica) y realizar una terapia de modificación del estado ansioso a largo plazo. Muchos animales requieren de apoyo con terapia farmacológica de tipo ansiolítica o antidepresiva, dependiendo de los signos, y de un trabajo fuerte en enriquecimiento ambiental y actividades de distensión. Lo importante es que quienes estén dispuestos a adoptar animales traumatizados sean muy empaticos, no intenten “apurar” los procesos de rehabilitación y cuenten con el tiempo y dinero que requerirá la terapia.

Último de Actualidad

Ir a arriba