Un lugar para los animales de granja rescatados

en Home/Tendencias

Marisol, Alicia, Benjamín, Estela y RayitoUna pareja de veganos que optó por rescatar a los llamados animales de granja y que hoy cuentan con un santuario en El Monte.

Por Ricardo Cirio Morales.

A unos 50 kilómetros de Santiago se encuentra la comuna de El Monte. Ahí, con alrededores de mucha naturaleza, se ubica hace poco más de un año el llamado Santuario Igualdad Interespecie, un proyecto realizado por Ariel Maluenda (31) y Marisol de la Reguera (32), ambos veganos, donde cuidan a más de 50 animales de granja rescatados.

La idea surgió en 2011, cuando ambos eran activistas de la organización Elige Veganismo. En ese tiempo estuvieron varios meses realizando y grabando diversas investigaciones sobre la industria de la carne, de las avícolas y las lecherías, entre otras. Viajaron por todo Chile documentando lo que pasaba en estos lugares, para así sacarlo a la luz pública y poder contribuir a un cambio en la población. Como veganos, no fue fácil enfrentarse a esa realidad en primera persona, pero confiaban en que podrían lograr un buen material y más personas se unirían a su causa.

Así se embarcaron en algunos proyectos de la organización, como el retratar la vida de los cerdos en la planta de Agrosuper en Freirina, o los documentales denominados “Huérfanos de la Leche” y “McDonald’s: Más allá de la hamburguesa”. “Muchos ven lo que pasa en la industria de la carne o en las lecherías en videos grabados en el extranjero. La idea era hacerlo en Chile y mostrar lo que pasa acá, para generar mayor empatía y que el círculo de compasión se expanda”, comenta Ariel.

No fue fácil. “Para grabar y mostrar la realidad de los animales en estas industrias, tuvimos que infiltrarnos, porque ellos sabían que si sus prácticas se hacían conocidas, sería malo para sus negocios”, sostiene Marisol. Y claro, las investigaciones hicieron gran revuelo público y fueron cubiertas por decenas de medios a nivel nacional y extranjero. Incluso se armaron debates en canales de televisión con activistas de Elige Veganismo invitados.

Surge el Santuario

Al ser testigos de la dura vida que enfrentan los animales, deciden dejar su vida tradicional en Santiago para armar el santuario y hacer que los animales puedan vivir en condiciones de dignidad y libertad el resto de su vida. “Vimos que los pocos animales que se salvan de la industria no hay dónde dejarlos. Un día encontramos a un cerdito de unos tres días moribundo junto a su madre y hermanos muertos, y supimos que algo teníamos que hacer, no quedarnos en la crítica, sino también en la acción”, señala Ariel.

Así es como consiguieron créditos con familiares, amigos, bancos y gastaron sus ahorros para comprar y armar el terreno. “También nos apoyamos con aportes de personas que creen en el proyecto y eventos solidarios”, aseguran.

Luego de eso, comenzaron a llegar animales. “La verdad es que no podemos contar mucho por tema de seguridad, pero grupos que hacen rescates de animales de las industrias nos entregan a algunos que necesitan un hogar”, añade Marisol. Así fueron llegando terneros abandonados a su suerte en lecherías y o animales de otras especies. “Algo que pudimos constatar en nuestras investigaciones es que normalmente los animales nacidos machos son sacrificados casi al instante o abandonados hasta su muerte, porque no son rentables por no reproducirse”, cuenta Ariel.

Ambos son bastante llanos a recibir este tipo de animales. “Sabemos que no es fácil encontrar hogar a un animal de granja rescatado, por lo que si alguien sabe de alguno que necesita un hogar, nosotros estamos felices de recibirlo y entregarle todo el amor que se merece”.

Hoy son más de 50 animales los que habitan la parcela, donde se cuentan cerdos, vacas, cabras, ovejas, gallinas y patos, además de gatos y perros, teniendo una muy buena convivencia entre ellos. “Se llevan muy bien. Hemos sido testigos de cómo se gestan amistades entre dos especies, como un gato y una oveja o una cabra con un humano”, señala Marisol.

Pero no es fácil mantener un buque así: a pesar de que se lleven bien, los mantienen separados por edades y por género, más que nada por un tema de reproducción y por algún problema de territorio que pueda sugir. Además, algo que no es menor son los cuidados veterinarios. “Increíblemente, en todo este camino conocimos una veterinaria que trabajó 30 años en granja industriales, pero ahora es vegana, y nos presta todo su apoyo profesional”, relata Ariel.

Más adelante pretenden agrandarse y tener cientos de animales viviendo su vida en libertad y en condiciones de dignidad, lo que los ha llevado a pensar en un proyecto de santuario en la Región de Los Ríos: “Allá hay mucha explotación de animales, pero también existen grandes terrenos, un clima idóneo para mantenerlos y buenos veterinarios”.

Historias emblemáticas

Al preguntar por las historias más emblemáticas, tanto Ariel como Marisol se emocionan y casi al unísono responden: Estela y Emilio.

Estela es una corderita encontrada cuando tenía dos días de vida. “Cuando llegó, no tenía defensas y los veterinarios nos aseguraron que moriría al poco andar”, cuenta Marisol. Estaba desnutrida y no podía caminar. Más de 20 veterinarios la vieron y tuvieron un muy mal augurio. “Algunos nos dijeron que era mejor eutanasiarla, pero para nosotros era un bebé que necesitaba ayuda”, agrega.

Contra todo pronóstico, Estela hoy tiene 7 meses, formó su familia con otros animales rescatados y es dueña de su vida. “Nos llena el corazón de esperanza”, comenta Ariel.

Emilio, por otro lado, no tuvo la misma suerte. Fue un ternero que vivió cinco días, pero que siempre luchó por su vida. “Siempre será un motor que nos da fuerzas para seguir día a día”, dicen.

¿Cómo ayudar?

Actualmente se puede colaborar de diversas formas con el Santuario Igualdad Interespecie. Una de ellas puede ser con una donación esporádica o cuota mensual.

También es posible ser voluntario, trabajando un día a la semana en labores con los animales.

La más importante es el apadrinamiento, que se realiza a través de la página web santuarioigualdadinterespecie.org. “Uno se compromete para ayudar a un animal, entregando un aporte para él. A cambio, el padrino puede visitarlo una vez al mes y les enviamos fotos de cómo va su ahijado”, puntualiza Ariel Maluenda.

Para visitarlos o darles información sobre un animal que necesita ayuda, hay que contactarlos vía correo electrónico a contacto@santuarioigualdadinterespecie.org.